Prostitutas de sevilla prostitutas enfermedades

prostitutas de sevilla prostitutas enfermedades

Este trabajo fue impreso en , en un volumen en folio, y constaba de 37 capítulos. Entre estos había uno dedicado a las mujeres barraganas y deshonestas 4. He aquí algunas disposiciones referentes a la misma:. E por que la castidad, en mi tiempo no podía facer tal cosa: Tenía que haber perdido la virginidad antes de iniciarse en las labores del sexo y el juez, antes de otorgar el oportuno permiso, tenía la obligación de persuadir a la muchacha.

La labor de algunos clérigos como el padre Pedro León y hombres piadosos, llamados " congregados ", que trataban de convencer a las prostitutas de que abandonasen ese género de vida, sembró la alarma entre los " padres " a partir de , hasta el punto que llegaron las protestas al Ayuntamiento, por lo que consideraban una intromisión que iba contra los propios intereses de la ciudad, y es que la mayoría de las casas de la Mancebía pertenecían al Ayuntamiento, a hospitales o a instituciones religiosas.

Pero estas incursiones fueron el principio del fin de la Mancebía. Denominadas mujeres enamoradas , su presencia en las ciudades suponía una desleal competencia para las trabajadoras de la mancebía. Sin embargo, como hemos visto en la Ordenanza del Ayuntamiento, en Sevilla se prohibieron a primeros de siglo las casas de citas o " monasterios de malas mugeres ". En la Sevilla renacentista también recibieron el nombre de "mujeres enamoradas" las cortesanas o "mujeres servidas".

Son las que tradicionalmente han sido denominadas como "mantenidas" o "queridas": Igualmente graves eran las consecuencias en caso de haber "pescado" a un joven soltero de buena familia: Pocas pistas sobre su existencia han dejado en la ciudad estas prostitutas "estables"; pero la riqueza de muchas familias hispalenses, junto con la estancia permanente de prósperas colonias de forasteros, favoreció la floracion de esta singular especie de tusona.

El mayor contingente de rameras clandestinas los nutrían las cantoneras, busconas de callejón y esquina que iban a la casa de clientes, fuera de día o de noche.

Como es de suponer, solían frecuentar la compañía nocturna de elementos poco deseables de la sociedad sevillana que eran, a la vez, sus clientes y sus protectores.

Eran famosos en Sevilla ciertos jóvenes conocidos como " gente de barrio ", hijos de buena familia, ociosos y holgazanes, que gustaban andar con las mujeres de torpe vida. Sorprendidos sin querer por la linterna del criado del Asistente, lo maltrataron e incluso le dieron una cuchillada en la cabeza. El Asistente los mandó preso a las Atarazanas proponiendo " apretallos y tenellos assí algunos días para que escarmentasen y enmedasen la licenciosa vida que hazen ". Pero no sólo eran los hijos de buena clase los aficionados a las busconas de la noche, sino que, al parecer, también sus padres eran asiduos frecuentadores de algunas de ellas.

Mediado el siglo XVI la prostitución ya no era un recurso al que echaban mano sólo las forasteras que llegaban a la ciudad.

Ya no se trataba de un vil oficio ejercido por mujeres estantes y ajenas a la comunidad. Algunas ejercían incluso en sus propias casas. Un caso real, basado en el testimonio del escribano del Crimen de la Audiencia de Sevilla, Cristóbal de Rivera Efectivamente, la prostitución dejó de estar confinada para integrarse de una forma u otra a la vida social de las ciudades y muchas prostitutas de la época Moderna trabajaban en sus casas sin ocultarlo, en un escenario bastante doméstico, donde vivían con sus hijos, madres, hermanas y sirvientes, sin que su pecaminoso trabajo les impidiera relacionarse de forma habitual con los vecinos a través de su vida familiar.

Drakontos Crítica, Barcelona Estas bellas palabras, izas y rabizas , proceden de la lengua de germanías y las podemos encontrar ya en los Diccionarios de Autoridades de la Real Academia de y Si sabemos que un ducado de oro equivalía a maravedíes; el cuarto era una moneda de cobre equivalente a 4 maravedís; para hacernos una idea, un caballo costaba unos 60 ducados en el siglo XVI.

Vale la pena reproducirlas tal cual. La manceba o mujer que duerme en el mismo lecho con quien no es su legítimo marido. Es voz puramente latina. En Las Partidas 4, tit.

Barraganas defiende Santa Eglesia que non tenga ningun christiano, porque viven con ellas en pecado mortal. Misión suya fue también visitar la Mancebía, para comprobar la estricta observancia de las normas municipales. Estas visitas se solían hacer en un día especialmente señalado para la vida de las rameras, el 22 de julio, festividad de la Conversión de la Magdalena, espejo de prostitutas arrepentidas; ese día, la Comisión acudía al burdel junto con un predicador especialmente contratado para que amonestase a las mancebas por su depravada vida, les recordase sus pecados y las indujese a arrepentirse, abandonar el oficio y entrar en alguna de las casas de arrepentidas que para ello había en la ciudad, con la promesa de obtener una dote que les permitiese un honrado matrimonio.

Lamentablemente sólo se ha conservado el acta de una de estas visitas institucionales a la Mancebía, la del año y otra ordinaria de La lujuria, ese caballo desbocado que las autoridades sevillanas intentaron controlar con las Mancebías Alegoría con Venus y Cupido. Angelo di Cosimo Cortesana pintada por Tintoretto en Museo del Prado.

Los altos oficiales del ejército de tierra fueron las encargadas de ocuparse de este asunto. Su solución no fue otra que idear dos tipos de prostíbulos controlados y dependientes del ejército. Curiosamente, sus trabajadoras podían ser profesionales del sexo a las que se pagaba o, simplemente, pobres desgraciadas atrapadas por los nazis que no veían otra forma de sobrevivir.

El objetivo era sencillo: Para empezar, el soldado que quisiese pasar un buen rato entre disparo y disparo debía presentarse ante el médico del cuartel, que le hacía un examen médico exhaustivo para asegurarse de que no tenía ninguna enfermedad. Posteriormente, recibía un preservativo , un bote de desinfectante y un informe en el que dejaba constancia de su buen estado de salud antes de entrar al prostíbulo militar.

Generalmente, la espera en la fila era mayor que el tiempo que el soldado pasaba con la mujer. Antes del servicio se utilizaba el desinfectante y la mujer firmaba el pase , y a la salida el soldado debía entregar al oficial médico la lata vacía y el documento rubricado.

Algunos combatientes dejaron constancia, incluso, del proceso que debían seguir para poder ir al burdel en las cartas que enviaron a sus familias.

Uno de ellos fue un tal Erich B. Una medida extrema que, probablemente, se llevó a cabo por recelo de los médicos. A ellos les da completamente igual si vamos a ver a una mujer o no. Pase lo que pase, nos ponen la inyección. La razón era sencilla: La primera fue entregar cuatro preservativos a los combatientes. La medida, no obstante, no fue aprobada. Y es que a Roosevelt le pareció algo impopular que podía acabar con soldados muy enojados. La sífilis podía llegar a provocar severos dolores y la muerte.

prostitutas de sevilla prostitutas enfermedades

Prostitutas de sevilla prostitutas enfermedades -

Igualmente graves eran las consecuencias en caso de haber "pescado" a un joven soltero de buena familia: La ilegalidad de la prostitución, factor añadido de riesgo. Pero no sólo eran los hijos de buena clase los aficionados a las busconas de la noche, sino que, al parecer, también sus padres eran asiduos frecuentadores de algunas de ellas. El alcalde, Juan Ignacio Zoido, visitó hace unos días la zona acompañado de un amplio grupo de vecinos, los mismos que durante años llevan denunciando la presencia de estas mujeres y las escenas que tenían que contemplar los niños de un colegio cercano. Las compañeras la llevaron a este hogar y en dos meses murió. La manceba o mujer que duerme en el mismo lecho con quien no es su legítimo marido. Entre ellos destacaban los lupanares oficiales ideados por el mismísimo Hitler.

A finales de siglo, la presión del jesuita padre León y los congregados consiguieron hacer cumplir las ordenanzas de en el sentido de estuvieran cerrada la Mancebía los domingos y días festivos. Algunas referencias nos indican que fueron bastantes para aquella población.

El padre Pedro León, que intentaba redimirlas, dice que tenía unas mujeres arrepentidas en centros de redención Casa Pía y Casas de Arrepentidas , que eran una pequeña parte. Los cuales todos no vienen a esta ciudad sino los días de fiesta, unos porque se ocupan de descargar y volver a cargar sus naos y otros a cobrar sus jornales.

La falta de conocimientos sanitarios y la promiscuidad de este colectivo la hacía presa ideal de enfermedades venéreas. Los capitulares se vieron sorprendidos por la nueva afección, contra la que no se conocía de momento remedio alguno. En , el Ayuntamiento hispalense tuvo que comunicar a los Reyes Católicos la pavorosa expansión de las bubas entre la población, y ya no exclusivamente entre las mujeres de la Mancebía.

En se produjo otra epidemia de sífilis que fue llamada el " contagio de San Gil ", porque fue en este barrio de la Macarena donde, al parecer, se inició. Y es que en las décadas centrales de la centuria la enfermedad empezó a perder su aura de "maldición divina" gracias a los cocimientos del Palo de Indias "palo santo" o guayaco o las unciones mercuriales. En una inspección que se llevó a cabo en un burdel en , se le impuso al "padre" -así se les llamaba a las personas que los regentaban- multa de doce reales por tener una prostituta sin la debida licencia, y se le ordenó a ésta abandonarlo bajo pena de cien azotes.

Otra fue también obligada a abandonar el burdel porque estaba infectada y podía contagiar a sus compañeras. También tuvo que salir una tercera por su avanzada edad.

Es decir, aproximadamente entre y maravedís. Un servicio podía costar como la cuarta parte del salario medio cotidiano de un operario o jornalero. Este trabajo fue impreso en , en un volumen en folio, y constaba de 37 capítulos. Entre estos había uno dedicado a las mujeres barraganas y deshonestas 4. He aquí algunas disposiciones referentes a la misma:. E por que la castidad, en mi tiempo no podía facer tal cosa: Tenía que haber perdido la virginidad antes de iniciarse en las labores del sexo y el juez, antes de otorgar el oportuno permiso, tenía la obligación de persuadir a la muchacha.

La labor de algunos clérigos como el padre Pedro León y hombres piadosos, llamados " congregados ", que trataban de convencer a las prostitutas de que abandonasen ese género de vida, sembró la alarma entre los " padres " a partir de , hasta el punto que llegaron las protestas al Ayuntamiento, por lo que consideraban una intromisión que iba contra los propios intereses de la ciudad, y es que la mayoría de las casas de la Mancebía pertenecían al Ayuntamiento, a hospitales o a instituciones religiosas.

Pero estas incursiones fueron el principio del fin de la Mancebía. Denominadas mujeres enamoradas , su presencia en las ciudades suponía una desleal competencia para las trabajadoras de la mancebía. Sin embargo, como hemos visto en la Ordenanza del Ayuntamiento, en Sevilla se prohibieron a primeros de siglo las casas de citas o " monasterios de malas mugeres ". En la Sevilla renacentista también recibieron el nombre de "mujeres enamoradas" las cortesanas o "mujeres servidas".

Son las que tradicionalmente han sido denominadas como "mantenidas" o "queridas": Tras conocer el inusual proyecto, toca que sus protagonistas hablen. Hablan ellas de sí mismas. No hace falta añadir nada. En esta dirección web pueden dar donativos las personas que lo deseen: Iniciar sesión para participar. Bueno es saber que existe, al menos, un país donde la prostitución es legal. Y también que el tramo final de sus vidas no es tan tortuoso como lo fueron los anteriores.

Me parecen demoledoras las historias y vidas durísimas. En el patio central abierto de la Casa Xochiquetzal, las mujeres se sientan al sol.

En la foto, 14 de sus 20 habitantes. La mayor tiene 84 años Las habitantes de este santuario nos ofrecen sus testimonios. Cazas a reacción, bombarderos, explosivos, fusiles enemigos… Las causas que podían matar o herir a un soldado durante la Segunda Guerra Mundial se podían contar por cientos. Entre ellos destacaban los lupanares oficiales ideados por el mismísimo Hitler. Sin embargo, había otros tantos sistemas. Puede parecer que las enfermedades de transmisión sexual no han causado una gran cantidad de bajas en los ejércitos a lo largo de la Historia, pero la realidad es bien distinta.

Sin embargo, por entonces los remedios se limitaban a evitar el contacto de los combatientes con las lugareñas. De poco les sirvió, pues aproximadamente uno de cada diez combatientes terminó con sus huesos en el hospital aquejado de alguna dolencia contraída por vía sexual. Hubo que esperar hasta la Segunda Guerra Mundial para que, mediante la llegada de los anticonceptivos y la penicilina , las bajas producidas por enfermedades de transmisión sexual se redujeran.

No obstante, la disminución fue escasa hasta unos 56 casos por cada millar de hombres. Por entonces, los militares sabían perfectamente que las dos infecciones a las que debían temer tanto como a las balas enemigas eran a la sífilis y a la gonorrea.

Uno de cada tres contactos sexuales con una persona infectada en fase precoz resulta infectante. Cartel contra las ETS de los aliados. Posteriormente, y si la dolencia no se trataba algo relativamente usual por entonces debido que en principio no provocaba molestias avanzaba a la siguiente fase.

0 thoughts on “Prostitutas de sevilla prostitutas enfermedades

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading