Prostitutas barcelona prostitucion en alemania

prostitutas barcelona prostitucion en alemania

Recibía a los hombres en su habitación, dice que hasta 18 horas cada día. Cora narra que su proxeneta le exigió trabajar un turno de 24 horas y la apuñaló en la cara cuando se negó. La herida sangraba profusamente, tanto, que le permitieron ir a un hospital. Cuenta también que el proxeneta la llamó hace poco y amenazó con ir a buscarla. A pesar de historias como la de Cora, los políticos en Berlín no se sienten presionados a actuar.

Rahel Gugel, profesora de derecho, se queda estupefacta ante tales afirmaciones: Quienes defienden la legalización argumentan que toda persona tiene derecho de realizar cualquier profesión que elija. Algunas feministas incluso encomian a las prostitutas por su emancipación, pues dicen que las mujeres deben poder hacer con su cuerpo lo que les plazca.

Las encuestas han demostrado que muchas de ellas pueden ser consideradas como personas traumatizadas. La mayoría de ellas han sido violadas, muchas de manera constante. En las encuestas, la mayoría de ellas dice que dejaría la prostitución de inmediato si pudiera hacerlo.

Claro que también hay mujeres que deciden que es mejor vender sus cuerpos que abastecer anaqueles en un supermercado. Sin embargo, todo indica que son una minoría, aunque es una minoría vocalmente representada por unas cuantas propietarias de burdeles y cabilderas a favor de la prostitución como Felicitas Schirow.

Su voz no encuentra eco en Alemania. Sin embargo, la tendencia en Europa es otra. Dos años antes de que Alemania aprobara la ley de la prostitución, Suecia adoptó un enfoque contrario. La activista Kajsa Ekis Ekman lucha por convencer al resto de Europa de emular a su país. Ekman es rubia, de ojos azules, menuda y llena de vida. Cuando estudiaba en Barcelona, Ekman compartía su vivienda con una mujer que se prostituía.

En , cuando Suecia ilegalizó la compra de servicios sexuales, sus vecinos europeos se mostraron incrédulos. Los proxenetas introducen a mujeres de Europa del Este al país en minivans y no es raro que se queden en los suburbios de las ciudades, pero la prostitución ya no es un gran negocio.

La ley sueca no se basa en el derecho de la prostituta de tomar decisiones autónomas, sino en la igualdad entre hombres y mujeres, consagrada tanto en la constitución sueca como la alemana. Su argumento, en términos sumamente simples, es que la prostitución constituye una forma de explotación donde siempre hay un desequilibrio de poder.

Suecia penaliza a los compradores de sexo, a los proxenetas y a los tratantes de personas, no a las prostituidas. Este enfoque busca disuadir la demanda del sexo a cambio de dinero y restar rentabilidad a los tratantes y explotadores.

Pierrette Pape considera que la forma en que la prostitución es vista en cada país tiene consecuencias: Pape es portavoz del Lobby de Mujeres Europeas en Bruselas, colectivo que agrupa a 2. Pape se dice asombrada de que Alemania no esté revisando seriamente sus políticas relacionadas con la trata de personas: Ya son varios los países europeos que siguen el modelo sueco.

En Barcelona es ilegal emplear los servicios de una prostituta en la calle. Sin embargo, ha resultado imposible demostrar que un hombre esté al tanto de esta situación. Son muchas las personas que desean emular a Suecia en Francia.

Poco después de asumir el cargo, la ministra responsable de los derechos de las mujeres, Najat Vallaud-Belkacem, hizo una audaz declaración: Tanto políticos como sociólogos calificaron la idea de utópica y hubo manifestaciones de prostitutas en contra de la iniciativa en las calles de Lyon y París. Los políticos discuten en Berlín mínimos cambios a la ley de la prostitución y al final no resuelven nada. En , la entonces ministra de la familia Ursula von der Leyen, perteneciente al partido Unión Demócrata Cristiana UDC , al que también pertenece la Canciller Angela Merkel, pretendió hacer que los burdeles estuvieran sujetos a aprobación gubernamental.

Contaba con el apoyo de Annegret Kramp-Karrenbauer, del mismo partido y, en aquel entonces, ministra del interior de Saarland actualmente gobernadora del mismo estado. Sin embargo, no lograron la mayoría dentro del partido y la propuesta quedó en nada.

En , el Congreso de la Equidad y las ministras de las Mujeres intentaron presentar una normativa que sometiera a los operadores de los burdeles a una prueba de confiabilidad. Consultaron la propuesta con sus colegas en el Encuentro de Ministros del Interior, pero no tuvieron éxito. Los Países Bajos optaron por la desregulación legal dos años antes que Alemania.

Tanto el ministro holandés de justicia como la policía reconocen que no ha habido mejoras tangibles para las prostitutas desde entonces. Ahora el gobierno holandés planea acotar la ley para combatir el aumento de la trata y la prostitución forzada. Los Verdes, que desempeñaron un papel fundamental en el apoyo a la ley de la prostitución hace 12 años, no se arrepienten.

La portavoz Kerstin Müller, dirigente de la bancada del Partido Verde en el parlamento en aquella época, dice que hoy se ocupa de otros temas. Irmingard Schewe-Gerigk, también parlamentaria del Partido Verde cuando la ley se aprobó, dice: No todos los Verdes piensan igual.

Una moción presentada por Walker durante una convención de su partido hace un mes apunta: Pero sí, hicieron caso omiso. Walker retiró la moción porque no tenía oportunidad de conseguir la mayoría, aunque el partido ha afirmado la voluntad de revisar la ley a fin de determinar si necesita mejoras. Alina, originaria de Sânandrei, logró escapar del burdel Airport Muschis.

Después de una redada, ella y otras 10 mujeres huyeron hacia un restaurante turco del barrio. Esto también refleja el discurso contra la trata a nivel mundial, que equipara la trata de personas con el trabajo sexual, lo que a su vez define las percepciones comunes sobre el trabajo sexual y que conduce a una reconfiguración de las diferentes leyes.

El debate sobre el trabajo sexual e inmigración, que a menudo considera a las personas que ejercen el trabajo sexual como víctimas de trata, se alimenta de la intención, podríamos decir xenófoba, de expulsar a las personas migrantes. Presentar el trabajo sexual poco atractivo y de difícil acceso para las personas inmigrantes bajo el pretexto de la protección puede significar, para algunas personas, un efecto secundario positivo de la reforma prevista.

Si tenemos en cuenta en el debate la gran cantidad de personas migrantes que ejercen el trabajo sexual debería ser suficiente para demostrar las deficiencias de la Ley, independientemente de la situación jurídica del trabajo sexual y la situación económica de los hombres y las mujeres trans y cis en los países vecinos de Europa del Este.

Las nuevas restricciones incluyen:. Esto puede sonar razonable pero es evidente que la violación y las relaciones sexuales con una persona víctima de trata ya es un delito en Alemania. El impacto entre las personas profesionales del sexo que, por diferentes razones, no puedan o no quieren registrarse, puede ser demoledor.

Las protestas y la resistencia frente a los cambios propuestos siguen siendo muy necesarias. Todavía hay esperanza de que podamos ser capaces de evitar consecuencias nefastas para las personas que ejercen el trabajo sexual. La consecuencia fue que muchos burdeles tuvieron que cerrar, con el consecuente perjuicio para las personas que ejercen el trabajo sexual, con menos opciones de lugares donde trabajar.

A Failed Experiment in Social Engineering. Las nuevas restricciones incluyen: El uso obligatorio de condones, norma que no puede ser aplicada sin la intrusión del Estado en la esfera íntima.

Tanto el asesoramiento sanitario forzoso como el uso obligatorio de los condones, aplicado de manera absurda, sugieren que las personas que ejercen el trabajo sexual necesitan ser obligadas para que cuiden de su propia salud.

Austria y Holanda son ejemplos de cómo este tipo de legislación ha fracasado. Homenatge a Víctor Serge Dijous, 17 de Maig de Martinez, Yamila Prosdocimo, Carme Sansa. América Latina - El ciclo dependiente cuarenta años después - Claudio Katz. Y que los clientes contribuyen a esa esclavitud. Y desde entonces, el debate no ha cesado.

Hace 10 días, decenas de prostitutas salieron a la calle en París para exigir la despenalización de los clientes. O el de Alemania, un país considerado uno de los mayores prostíbulos de Europa, donde entre Allí la prostitución es una actividad regulada desde Y los contactos que antes se hacían en las aceras ahora son en Internet donde también hay proxenetas y mafias. A perseguirles en La Red, y también a los clientes, se dedican ahora equipos especializados de la policía sueca.

En España, la prostitución es alegal. Es el caso de Barcelona, aunque la mayoría de las multas impuestas ha sido para los compradores de sexo.

Prostitutas barcelona prostitucion en alemania -

La Jonquera teme un alud de clientes de prostitución por el endurecimiento de la ley francesa. Sin embargo, la tendencia en Europa es otra. Esto puede sonar razonable pero es evidente que la violación y las relaciones sexuales con una persona víctima de trata ya es un delito en Alemania. Habla de su padre, un hombre que bebía y golpeaba a su esposa, y a veces también violentaba a su hija. Esto se traduce en problemas específicos que no pueden resolverse mediante el control o la penalización del trabajo sexual, pese a las opiniones de muchos opositores al trabajo sexual. Al tratar la prostitución como femenino de varón putas en barcelona trabajo como cualquier otro, la idea era alejar a las mujeres de los proxenetas que a menudo manejan el comercio sexual. O el de Alemania, un país considerado uno de los mayores prostíbulos de Europa, donde entre Las organizaciones de apoyo y los especialistas calculan que hay hastamujeres que ejercen la prostitución en ese país. prostitutas barcelona prostitucion en alemania

0 thoughts on “Prostitutas barcelona prostitucion en alemania

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading